Domingo, 08 de Junio de 2018
El Sagrado Corazón de Jesús y nuestro corazón
Durante este mes de junio nos llama nuevemente a nosotros: ¡Mirad cómo os he amado! ¡Sólo os pido una cosa: que correspondáis a mi amor!


Todo este mes de junio está dedicado al Sagrado Corazón de Jesús. Por eso vamos a meditar, sobre el significado y la actualidad de la devoción al Corazón de Jesús.

Este culto se basa en el pedido del mismo Jesucristo en sus apariciones a Santa Margarita María de Alacoque. Él se mostró a ella y señalando, con el dedo, el corazón, dijo: “Mira este corazón que tanto ha amado a los hombres y a cambio no recibe de ellos más que ultrajes y desprecio. Tú, al menos ámame”. Esta revelación sucedió en la segunda mitad del siglo diecisiete.

Hoy en día, tenemos que preguntarnos: ¿es popular entre los jóvenes esta devoción? ¿La devoción al Sagrado Corazón de Jesús es de interés palpitante para nuestro tiempo actual?

Cuando hablamos del Corazón de Jesús, importa menos el órgano que su significado. Y sabemos que el corazón es símbolo del amor, del afecto, del cariño. Y el corazón de Jesús significa amor en su máximo grado; significa amor hecho obras; significa impulso generoso a la donación de sí mismo hasta la muerte.

Cuando Cristo mostró su propio corazón, no hizo más que llamar nuestra atención distraída sobre lo que el cristianismo tiene de más profundo y original; el amor de Dios. También durante este mes nos llama nuevemente a nosotros: ¡Mirad cómo os he amado! ¡Sólo os pido una cosa: que correspondáis a mi amor!

Nuestra respuesta del amor, en general, no es muy adecuada a su llamada. Porque sufrimos una grave y crónica afección cardíaca, que parece propia de nuestro tiempo: está disminuyendo e incluso muriendo el amor; el corazón se enfría y ya no es capaz de amar ni de sentirse amado.
Es una característica de los últimos tiempos - como nos indica la Santa Escritura – de que se “enfriará la caridad de muchos” (Mt 24,12).

¿Quién de nosotros no sufre bajo esta enfermedad del tiempo actual? ¿Quién de nosotros no sufre bajo esta falta de amor desinteresado hacia Dios y hacia los demás? ¿Quién de nosotros no se siente cautivo de su propio egoísmo, el cual es el enemigo mortal de cada amor auténtico? ¿Y quién de nosotros no experimenta, día a día, que no es amado verdaderamente por los que lo rodean?

Cuántas veces nuestro amor es fragmentario, defectuoso, impersonal, porque no encierra la personalidad total del otro. Amamos algo en el otro, tal vez un rasgo característico, tal vez un atributo exterior (- su lindo rostro, su peinado, sus movimientos graciosos -) pero no amamos la persona como tal, con todas sus propiedades, con todas sus riquezas y también con todas sus fragilidades.

Tampoco amamos a Dios tal como Él lo espera: “con todo nuestro corazón. Con toda nuestra alma. Con toda nuestra mente y con todas nuestras fuerzas” (Mc 12,30).

He aquí, pues, el sentido y la actualidad de nuestra devoción al Sagrado Corazón de Jesús. A este tan enfermo corazón moderno contraponemos el corazón de Jesús, movido de un amor palpable y desbordante. Y le pedimos que una nuestro corazón con el suyo, que lo asemeje al suyo. Le pedimos un intercambio, un transplante de nuestro pobre corazón, reemplazándolo por el suyo, lleno de riqueza.

¡Que tome de nosotros ese egoísmo tan penetrante, que reseca nuestro corazón y deja inútil e infecunda nuestra vida! ¡Que encienda en nuestro corazón el fuego del amor, que hace auténtica y grande nuestra existencia humana!

Debiéramos juntarnos también con la Santísima Virgen María. Ella tiene tan grande el corazón que puede ser Madre de toda la humanidad. ¡Que, con cariñoso corazón maternal, ella nos conduzca en nuestros esfuerzos hacia un amor de verdad, sin egoísmo y sin límites!

¡Qué así sea!

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.


Fuente: Catholic
Publicado por: Esteban Gonzalez
Categoría:
Temas Actuales y Meditaciones
Visitas: 2103
Compartir en Facebook
¿QUE SENTIS? COMPARTI TU OPINION

14%
NADA

COMENTARIOS

De Facebook
Anónimos



Volver al Indice de Noticias




Temas Actuales y Meditaciones

Jesús y los enfermos
Domingo, 17 de Enero de 2019
Jesús y los enfermos
¿Qué decía Jesús a los enfermos? ¿Cómo les daba esperanza? ¿Por qué curaba a algunos? 


Santo del Día

17 de enero: San Antonio
Domingo, 17 de Enero de 2019
17 de enero: San Antonio

Abad


Show Company

Ver toda la programación
Noticias
Curiosidades
¿Por qué los planetas y las estrellas son redondos?
La Tierra tiene una forma muy especial: bastos océanos, valles, zonas aplanadas y altas montañas. Leer más
Ver más curiosidades

El Clima




Mensajes
hola quiero mandarle un saludo a mi abuela y a mi mamá que se llama susanaoria
vise versa - 15/01/19 21:59
Felicitaciones desde alem estamos escuchando el partido !!!
Aldo  - 16/12/18 18:32
Hola estamos en bs as esperando el partido del lobo cn mi cuñado. Vamos jardin carajo.
Cesar Gamarra  - 16/12/18 16:28
TEPIDO SANXESPEDITO PERO QUE MEDEGES PASAR LA FIESTA EN LA CALLE LO ONICO QUE TEPIDO ME YUDES QUE ME LLEGE LA TARGETA CUIDA DE MI FAMILIA CUIDA DE MI HIJA SOFIA BELEN MUSI CUDALA DODE BALLA CUIDA DE MI TIA ADRIANA
EZEQUIEL MUSI - 14/12/18 19:44
saludos a la licenciada deily de palnorte en campo dos... besos mi corazon te quiero mas de lo que te imaginas... tu compañero de trabajo enrique
martha - 04/12/18 18:01

Divisas Extranjeras
Usuario
Usuario

Constraseña

Registrarse
Olvidó su contraseña?

Hay 15 usuarios en linea